Skip to main content

La Cirugía Laparoscópica es una técnica quirúrgica “gold standard” utilizada para explorar el interior de la cavidad abdominal con fines diagnósticos y/o terapéuticos a partir de una pequeña incisión en el ombligo y/o en el abdomen.

 

Es una revolución en los procedimientos quirúrgicos que permite realizar complejas cirugías con la mínima invasión posible.

¿En qué consiste?

Este procedimiento habitualmente se lleva a cabo bajo anestesia general, donde el paciente se encuentra dormido y sin ningún dolor.

Consiste en introducir un laparoscopio (instrumento dotado con una lente óptica) en el interior de la cavidad abdominal, obteniendo de esta manera imágenes en vivo y en directo en un monitor de alta resolución.

A través de estas imágenes, el cirujano obtiene mayor precisión en la intervención quirúrgica.

En grandes rasgos, la cirugía laparoscópica permite que:

  • El cirujano realice pequeñas incisiones quirúrgicas para introducir los instrumentos en el cuerpo del paciente.

  • Introducir a partir de pequeñas incisiones un fino tubo que contiene una cámara adherida en uno de sus extremos (endoscopio). Gracias a éste, el cirujano tiene la posibilidad de ver imágenes tridimensionales del cuerpo del paciente a través de un monitor en alta calidad y a tiempo real, lo que le permitirá realizar la cirugía con una mayor precisión.

Beneficios de la Laparoscopía

Este tipo de cirugía mínimamente invasiva otorga muchos beneficios para los pacientes como:

  • Reduce el riesgo de infección: Las incisiones al ser de menor calibre, reducen la superficie de contacto con el medio externo, evitando la exposición de las cavidades internas a microorganismos existentes en el ambiente.

  • Menor dolor post quirúrgico: Al ser la incisión menor, precisa de cuidados menos agresivos, lo que disminuye el tiempo de estancia hospitalaria del paciente, reduciendo a su vez las infecciones nosocomiales (infecciones transmitidas en el ámbito hospitalario).
  • Menos cicatrices externas: Debido a que la cirugía laparoscópica ha sustituido las largas cicatrices propias de la cirugía tradicional por pequeños puntos de incisión. Por ejemplo, una intervención abdominal por vía laparoscópica conlleva aproximadamente 4 puntos de incisión localizados en el abdomen y en el ombligo de alrededor de 1 cm, lo que supone un importante avance estético en el ámbito quirúrgico.
  • Reducción de las complicaciones post operatorias: Las grandes cicatrices que dejan las cirugías abiertas, son responsables de problemas que pueden surgir a largo plazo como adherencias, obstrucciones intestinales, fuertes dolores etc. En cambio, estas complicaciones parecen reducirse con la cirugía laparoscópica.
  • Menor pérdida de sangre por lo que se reduce la necesidad de transfusiones.
  • Menor dolor post quirúrgico: Al ser la incisión menor, precisa de cuidados menos agresivos, lo que disminuye el tiempo de estancia hospitalaria del paciente, reduciendo a su vez las infecciones nosocomiales (infecciones transmitidas en el ámbito hospitalario).
  • Menor riesgo de complicaciones intraoperatorias.

Ventajas de la cirugía laparoscópica

En lo que a la cirugía respecta, este tipo de técnica mínimamente invasiva otorga:

Mayor destreza y movimiento

El cirujano puede desenvolverse mejor y más cómodamente durante la operación. Además, puede protagonizar un mayor alcance de movimientos.

Mejor visualización

El cirujano puede seguir la operación mediante imágenes a tiempo real en tres dimensiones y en alta definición HD.

Mayor acceso

Debido al pequeño tamaño de los instrumentos del robot, el cirujano puede llegar a partes del cuerpo menos accesibles y más lejanas.

Enfermedades intervenidas por cirugía laparoscópica

Este tipo de cirugía mínimamente invasiva tiene múltiples aplicaciones y su campo de acción avanza cada día debido a los beneficios mencionados anteriormente. Puede ser utilizada en diversos campos quirúrgicos como cirugía abdominal, ginecología, torácica etc, pero sin duda tiene una mayor presencia en la primera, cirugía abdominal.

Entre las enfermedades que pueden ser intervenidas por este tipo de cirugía minimamente invasiva destaca la colicistetomia, cirugía de la vesícula biliar, aunque en los últimos años su aplicación en otro tipo de enfermedades del aparato digestivo ha logrado un gran desarrollo.

Patologías frecuentes en las que se aplica la cirugía laparoscópica:

  • Apendicitis

  • Colelitiasis

  • Cirugía de colon y recto

  • Hernias

  • Obesidad

  • Resección del bazo

  • Glándula suprarrenal

  • Cirugía de urgencia

  • Entre muchos otros más

En definitiva y como has podido comprobar, la cirugía laparoscópica presenta un importante avance en la medicina, que cuenta con importantes beneficios de cara a los pacientes.

 

Si es cierto, que estas intervenciones con alta tecnología no las puede desempeñar cualquier cirujano ya que tienen que pasar previamente un largo y complejo periodo de aprendizaje que les capacite para realizar ese tipo de intervenciones.

Si padecés de alguna condición médica que te gustaría ser evaluada, escribime

Analicemos eso que te inquieta

Agendar Cita